sábado, 23 de enero de 2010

Huir de la realidad

Vivir en un mundo paralelo a la realidad, es lo que últimamente estoy viviendo yo, es una manera de evadirme del mundo, y de no enfrentarme a la realidad que eso con lleva.
¿Raro? Si mucho, ¿seguro? Te aseguro que no lo se, pero por ahora eso me hace sentirme segura y bien. Por eso me aferro a ese sentimiento, sin sentido; bueno tiene sentido, pero es una ilusión a la que yo he cogido para que el dolor que llevo dentro no se me haga tan grande.


Se que muchas de las palabras que escrito cuestan de entender pero yo os lo explicare, cuando algo en la vida, te lo quitan de golpe sin dar sentido a nada, tal vez ese cariño que tenias en lo mas profundo de ti por esa persona que ahora no podrás ver tantas veces como quisieras, ya no la veras crecer… simplemente por el egoísmo de los adultos, porque no se puede llamar de otra cosa, el egoísmo y la poca sabiduría que muchas veces creemos tener por querer “proteger” a una persona.



A mi me han separado de una niña que la quiero muchísimo es parte de mi vida, es parte de mi, ella es mi ahijada y la he criado desde que nació, siempre estado con ella en todo momento, la he visto crecer, decir su primera palabra, gritarme cuando quería algo, rogarme que la cogiera a brazos cuando no quería estar o ver esa persona, la oí decir mi nombre por primera vez, entre su primera vez al colé con ella… y millones de cosas mas, podría hacer una lista imparable de cosas, pero solo me sirven para que duela mas.


Doy gracias a la vida, de poder seguir teniéndola, porque la tengo, pero cada 15 días o mas, es extraño, la verdad, es un sentimiento que duele mucho, porque trabajo en una guardería; y es fantástico estar rodeado de millones de niños a los que deposito el amor, que a ella no le puedo dar ahora mismo pero me da rabia no verla crecer, tan solo tiene 3 años y para mi es como pensar que la estoy fallando, por no estar a su lado, por perderme esa función del colegio, por no estar cuando sale del colegio, duele mucho.



En realidad estoy aprendiendo a vivir sin ella, a veces me duele tantísimo que me dé miedo levantarme y volver a ver que es otro día sin ella sin un abrazo ni un beso lleno de babas… Pero a veces la vida es así de dura y nos da por donde mas me duele, llevo 7 meses así, con un dolor en mi pecho que no cabe en ninguna caja, pero espero poder aprender a vivir y el día de mañana cuando crezca, explicarle todo lo que sentía, el no poder estar con ella porque alguien pensaba que era lo mejor…



Solo me quedan decir una cosa, siempre estarás en mi, ¡te quiero mi niña!

8 comentarios:

  1. Hay que amar con los brazos abiertos,lo que hiciste por ella,ella lo lleva adentro,lo asimilò,y todo suma TODO,en su formaciòn.
    Abrazos!

    ResponderEliminar
  2. Son muy tristes las separaciones, lleva tiempo para remendar el corazón, aunque siempre la cicatriz nos recordará el porqué de esa herida, pero será menos, aunque el recuerdo viva en nuestra memoria. Gracias por tus palabras en mi blog. Un fuerte abrazo y que estés mejor.

    ResponderEliminar
  3. hla guapa!! te he visto cn esa niña, se lo que la quieres, y lo mas importente se lo que ella te quiere y te necesita. y no quiero q pienses que le has fallado porque tu no puedes hacer otra cosa, ella sabra entenderlo y cnd tenga las palabras adecuadas para luchar, lo hara para poder verte mas, porque un niño sabe quien le quiere y quien daria la vida por ella. disfruta cada momento que puedas pasar cn ella es lo que mas te va a ayudar. y para lo que necesites ya sabes donde estoy. un beso y ;) mucho!!! ANA

    ResponderEliminar
  4. uuf, que bonita nena!!

    ResponderEliminar
  5. Pues eh regresado a este lugar :)
    Mi institno de escribir llamaba, rogaba por leer una de tus entradas... y, aqui estoy; wow tengo una historia similar, fue mi sobrina a la que alejaron de mi.
    Los egos de mi madre y hermano fueron los causantes, se como te sientes, duele el no tenerlas a nuestro lado despues de haberles entregado el alma y el corazon conpletamente desde el momento en que las conocimos (y aun cuando las esperabamos llegar).

    Entiendo la pena tan grande, vivmos un mismo dolor, con el unico consuelo de tenerlas cuando crezcan y darles a conocer nuestro infinito amor por ellas.

    Un placer, y ahora si escribire mas seguido.
    Un beso. !

    ResponderEliminar
  6. Encantado de haberte encontrado navegando por éstos blogueros mundos, jejej… Me encanta comprobar que sigue habiendo gente inquieta, enhorabuena por tu labor. Te seguiré la pista desde mi Palabrafernalia…

    ResponderEliminar
  7. No es extraño evadirse del mundo, crearte el tuyo propio fuera de la realidad. Esconderte tras capas para que no te hieran y no te hagan daño. A veces no comprendemos que de las personas d elas que huimos de las que intentamos protegernos, ya estan dentro de esas capas. Y te van haciendo daño sin que tu misma seas consciente y poco a poco te quitan ese mundo que habías creado solamente para ti. No es extraño.

    Siento lo de tu ahijada.


    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Tú nunca has fallado a tu pequeña y estoy segura de que ella lo sabe, ella con sus tres años estoy segura de que se siente orgullosa de su madrina y que ella también te echa en falta. Pero no tienes que estar triste ella sigue a tu lado y eso es algo que nada va a cambiar.
    Besos¡¡

    ResponderEliminar